sábado, 3 de junio de 2017

Alguna vez te conté como conocí a Keila?




La historia comienza un día que cite a su hermana en la puerta del Palacio de Bellas Artes, la cita se llevaría a cabo por que acababa de firmar uno de los contratos más importantes en mi “carrera profesional” aquel donde administraría los recursos humanos de la empresa para la cual ambas trabajaban. Días antes Suri me había mandado fotos de su hermana porque quería que la conociera y me hiciera su amiga… yo, en esos días andaba del tingo al tango en babiana conociendo mujeres a destajo y aumentando mi seguridad… El día llego y como de costumbre yo iba tarde, atravesé casi corriendo la alameda central y cuando llegue vi a Suri, sin embargo, mis ojos se quedaron estáticos cuando la vi a ella. Su chamarrita café, sus pantalones negros pegaditos, sus zapatitos y su blusa roja componían el uniforme de su trabajo, su cabello amarrado como siempre de “chongo cebollero” y su cara seria porque ella no quería ir y demostrando  fue más a la fuerza que por gusto, mientras platicaba con su Suri no podía quitarle los ojos de encima a esa despeinada chaparrita. Kei no soltaba su teléfono porque en esos momentos tenía una relación con una lejana de Tlaxcala, ese no fue suficiente motivo para alejarme y mi falsa seguridad obtenida en babiana me impulso a sacar mi yo más encantador, pedirle su número y sacarle una que otra sonrisa.
La tarde noche transcurrió y entre risas y bromas subidas de tono también salió al tema el preparar un viaje a Temixco, intercambiamos números telefónicos y, justo así fue transcurriendo el tiempo entre mensajes que me respondía instantáneamente y conversaciones tontas sobre Yugi Oh y Súper Campeones, los días pasaban y ella ya había aceptado salir conmigo a tomar un helado, caminar y pasar el tiempo, su mama no estaba muy de acuerdo pues su bebe como le gusta llamarla siempre estaba con ella y una completa extraña le robaba ahora el tiempo con ella. La verdad es que pasado el tiempo y después de la primera vez que me invito su mama por teléfono a comer me tomo demasiado cariño. Claro, es de suponerse que no todo era miel sobre hojuelas, la novia de Suri me odiaba porque había llegado a quitarle su lugar, era lo oportuno aborrecer a alguien que llegaba con educación, respeto y valores que ella no poseía, si, me odio solo porque siempre tuvo celos de mí.
Keila también estaba un poco loca, a veces tenía ganas de besarme y llegar a espacios delimitados por la pasión, otra veces odiaba que la abrazara o atosigara haciéndole cariños, deje de comprender la situación muy pronto, a veces era la mujer más celosa del mundo y otras la mas fría, las comparaciones entre ella misma no dejan de ocurrírseme, a veces era dulce otras solo era alguien que de verdad no comprendía. Nuestra relación ya cuando se convirtió en una fue un altibajo extraño de momentos lindos, especiales , tristes y amargos.
Hace ya un mes termino lo que creí seria el amor con el que construiría mi vida, le pedí bloquearme no accedió a hacerlo, yo lo hice, Salí de su vida después de que me dijo que lo único que había hecho era fastidiarle la vida y que nada de lo que yo consideraba que era bueno para ambas era bueno para ella… Realmente esto ya había pasado y me pedía disculpas por sus palabras que no eran calculadas adecuadamente, pero esta vez ya no había marcha atrás, ya no podía comprender que solo era un berrinche de niña y que realmente cuando se diera cuenta de que no todo fue tan malo no estaría esperando el típico de verdad gracias, no sé qué haría sin ti y el beso en la frente.
La extraño? Si, inmensamente e incontables veces, extraño ir a verla cada que tenía la oportunidad o reírme fuera del metro Aquiles Serdán con ella… Extraño esas platicas, extraño su cuerpo… pero por más que extrañe la gente no vuelve a cumplir sus promesas y eso lo aprendí de la peor manera apostando el corazón completamente a alguien que simplemente jamás me tuvo en sus planes. Mis dos únicos amores el amor de mi vida y el amor con el que quería construir mi vida, no están y el extrañarlas a muerte no las traerá de vuelta.