lunes, 2 de enero de 2017

Día 2

Y cuando llega la noche, me encuentro a solas conmigo, llorar no me da el alivio, ni tu silencio lo es, por más que busco el motivo de que quieras huir, pues ya tu amor no es el mismo y yo... Me muero por ti.

-Sandoval-

Ese es un fragmento de una canción que creo o mejor dicho intérprete como dedicatoria... La mujer de hermosa sonrisa me pidió que la escuchara hace ya un tiempo y antes cuando éramos todo  era la manera más sencilla de decir... Te la dedico...
La mañana de ayer fue fea, mucho, por alguna razón en lugar de salir corriendo de ahí, acepte ir al parque con los sobrinos de mi amiga y de la morenita que supo como hacerme mal, lo sé, ¿En qué diablos pensaba?... Debí irme a mi casa en vez de querer ir a perseguir un balón y jugar un poco de fútbol...

En el partido anoté un gol, recordé ingenuamente cosas, mi desgastada afición por el deporte y la emoción que se siente al pisar una cancha... Las vibraciones en el pecho al celebrar y el llanto cuando tu equipo gana o pierde...  Desgraciadamente esos recuerdos no terminaron bien, recordé el por qué me había dejado de llenar el ver el fútbol cada fin de semana, antes todo el sábado y el domingo encendía la televisión y con control en mano veía y analizaba cada partido de la jornada, ahora, es muy raro que vea la transmisión de uno solo.  Fue lo primero que me robaron, fue lo primero que me cambió, después mucho tiempo despues, mi estrella, vamos a llamarle así, me robo completamente todo, me convirtió en una persona especialmente amargada y distinta, aficiones que tenía como el escribir, leer, jugar con mi gato, cocinar, se escaparon como se escapan los segundos en el reloj, sin ser vistos.

Antes recuerdo que llegaba y abrazaba a mi gato, le hablaba, le contaba como me había ido en mi fin de semana con ella y le contaba cuanto la quería... Ahora me fastidia verlo, cuando esta de chillón, enfurezco tanto que le arrojó cosas, lo bajo a patadas o golpes de mi cama, obvio no con toda mi fuerza pero no lo soporto, he pensado en llevármelo lejos y dejarlo por ahí en una calle lejana, me ha pasado por la cabeza mandarlo al veterinario a que lo duerman como se dice coloquialmente, regalarlo, llevarlo a un albergue, he pensado millones de cosas para deshacerme de él, pero en el fondo, muy en el fondo, pienso que para el no sería justo pues no tiene la culpa de todos mis traumas y me brota un poco de paciencia, sin embargo, se agota pronto.
Ahora, con esta nueva cicatriz no se que perdí o perderé, más adelante quizá me de cuenta y cuando lo sepa,  se que ya será tarde.

Hoy la morenita me mando un mensaje, dijo que uno de sus propósitos era llevar la fiesta en paz conmigo, pero que yo era imposible, que era una majadera que no merecía una sola oportunidad y que ella no debía tolerarme. Respondí con una carta que me devolvió intacta, en la cual le decía que respetaría su decisión, que evitaría a toda costa que mi persona tan tóxica le causará más molestias, la dejo en mi mesa de trabajo  sin leerla y termine quemenadola, hoy también firme mi renuncia con fecha 18 de Enero, me saldré de su vida como llegue, sin avisar.
No es justo que otras personas lidien conmigo, al final, ninguna está obligada a cumplir esa promesa que siempre te hacen al principio...  '' Siempre estaré contigo''

No hay comentarios:

Publicar un comentario